Poetas, experimentoLuís García Montero

«No existe libertad que no conozca,/ ni humillación o miedo/ a los que no me haya doblegado./ Por eso sé de amor,/ por eso no medito el cuerpo que te doy,/ por eso cuido tanto las cosas que te digo».

Poetas que sigues, seguimos. Companeras. Escribe y documenta sobre ellas. Responde ampliando o corrigiendo los temas.
Avatar de Usuaria
Comun
Site Admin
Mensajes: 391
Registrado: 27 Jul 2019 10:25
LUGAR: De un lado a otra
Contactar:

Luís García Montero

Mensaje por Comun » 09 Oct 2019 13:42

.
Luís García Montero

Poeta común.

https://luisgarciamontero.com/

@lgm_com


https://es.wikipedia.org/wiki/Luis_Garcia_Montero
http://www.cervantesvirtual.com/portales/luis_garcia_montero/
https://www.poemas-del-alma.com/luis-garcia-montero.htm
https://www.zendalibros.com/luis-garcia-montero-si-la-poesia-muere-habra-que-reinventarla-como-sea/
https://www.zendalibros.com/tres-poemas-libro-inedito-luis-garcia-montero-puerta-cerrada/
https://www.eldiario.es/temas/luis_garcia_montero/




La crueldad

No es el cuchillo que por fin nos mata,
sino la espera fría de su hoja en la piel,
el tiempo sucio y duro,
los plazos del temor, porque la muerte
suele afilar sus armas
en el miedo cortante de la víctima.

No es el tener que irme,
ni es el amor vivido en dos ciudades,
sino la cuenta atrás de los últimos días,
la mala noche que pasea
su cuchillo de dudas en el pecho,
y después la mañana rencorosa,
el desilusionado rencor de los kilómetros
que me van separando una vez más,
por la M-30,
como la uña de la carne




Me persígueles

Me persiguen
los teléfonos rotos de Granada,
cuando voy a buscarte
y en las calles enteras están comunicando.

Sumergido en tu voz de caracola,
me gustaría el mar desde una boca
prendida con la mía,
saber que está tranquilo de distancia,
mientras pasan, respiran,
se repliegan
a su instinto de ausencia
los jardines.

En ellos nada existe
desde que te secuestran los veranos.
Sólo yo los habito
por descubrir el rostro
de los enamorados que se besan,

con mis ojos en paro,
mi corazón sin tráfico,
el insomnio que guardan las ciudades de agosto,
y ambulancias secretas como pájaros.




Canción que corta

Abriré las ciudades
por si hay
una silla vacía
en los ojos cerrados del futuro.

Abriré las palabras
por si llego
a una luz y a una mesa
en los ojos insomnes del pasado.

Y abriré
la piel de un ruido,
la bóveda de un eco,
el tejdo con hierbas de mi casa.

Quiero estar en nosotros,
quiero volver al río y a los álamos,
descubrir lo que queda,
lo que falta.

Aire
para los aires de mi sombra,
humor de tinta azul en los abismos,
campanas de cristal
sobre la incertidumbre.

Con el filo
de una antigua quimera,
abriré las ciudades, las palabras.




Le han perdonado mucho
sus libros muchas veces.
Quizás también lo hagan
sus hijos, sus amores.
Y aquí sigue sin prisa,
ante ningún altar,
padre de mundos libres,
poeta y perdonado




La recompensa

Aunque no sea verdad,
porque el tiempo hace mundos igual que se hace daño,
déjame que aproveche este calor final
de la tarde imprecisa.
Quiero sentirme dueño de las horas.

Para encontrarme a mí
he aprendido a seguirte.

Salgo por la memoria y no llego a un recuerdo,
sino a este modo de vivir despacio
las cosas que me das.

Todavía camino por la ciudad aquella
y soy el habitante de lo que sucedió
la semana que viene,
de los hechos que pueden ocurrir
hace ya muchos siglos,
cuando los pies del tiempo que nos falta
escriban junto al mar
la orilla laboriosa del pasado.

Todo está en ti. Y todo permanece
mientras rueda en el cielo
la luna primitiva.

Cada intuición es una huella,
cada recuerdo el porvenir,
hoy es ayer para decir mañana.




monteromanuscrito.jpg


Poesía del común ⇣ Puedes abrir nuevos temas en las categorías relacionadas. Responder a este mensaje para DAR información, corrección, comentario, recurso.